Días

Jesús Jank Curbelo

Llego al periódico después de almuerzo.

Abro el Gmail aunque sé que está lleno de spam y de correos que no suelo leer. Reviso todo. Lo cierro. Abro el correo del periódico. Lo mismo.

Abro Facebook. Desbarro entre las notificaciones y entre los mil no sé cuántos amigos de los que sé de no menos de cinco y no más de diez. Me entero de sus cosas. Viajes, divorcios, bodas, viajes, chistes, divorcios, bodas, viajes.

Chateo con los no menos de cinco y no más de diez y luego cierro Facebook y ya hace cuatro horas que abrí Facebook.

Abro El País y leo las columnas.

Cierro El País y googleo mi nombre a ver si está pasando algo conmigo que yo no sé (hace tiempo que me entero mediante Google de lo que me pasa. Google, a veces, es más efectivo que la realidad).

Voy de nuevo al correo. A los dos. Abro una página de música.

Reviso Facebook y apago la máquina porque oscurece y ya es hora de irme.

Hace tiempo que el tiempo no me alcanza para comer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s